May 062012
 

Image copyright: Bluemonkeyart.net

¿Crees en los monos azules? ¿Eres creyente o no eres creyente?

Existen algunas personas que dicen ser creyentes en los monos azules. Las razones son varias, puede ser porque su familia creía en los monos azules, así que ellos creen en los monos azules. Puede ser que leyeron un libro donde describían su historia y sonaba razonable. Quizás creen que es necesario que existan los monos azules para que la gente se porte bien, ya que los monos azules se encargan de mantener el orden moral en la sociedad. Puede que no se vean los monos azules, pero los monos azules son especiales. No tienen que aparecer todos los días. Además, han habido casos donde la gente ha reportado verlos a simple vista y a plena luz del día. De todas formas no es necesario verlos directamente, para algunos es algo que se siente, asi que cada persona tiene que buscarlos en su interior.

Por el otro lado, usualmente entre las personas más inclinadas a apoyar sus conocimientos sobre la ciencia y ante tanta irracionalidad sobre los monos azules, deciden tomar una postura radical, especialmente entre una sociedad fascinada con estos seres. Deciden gritar categóricamente ante los cuatro vientos que están seguros que los monos azules NO existen. Es una ridiculez pensar que existen monos azules. No hay evidencia científica de ellos en ninguna parte y no hace falta seguir la palabra de los monos azules para ser una buena persona.

Existe un tercer tipo de persona que decide atacar este asunto de los monos azules usando un método interesante. Decide opinar que es imposible asegurar la existencia o no existencia de los monos azules. Concluyen que es imposible llegar a esta conclusión, así que contestan con toda y absoluta seguridad: Quizás. Juran haber llegado a una conclusión útil y superior a los creyentes y los no creyentes. Con esta facilidad para evadir una pregunta creen haber llegado a la respuesta más sensata e inteligente….. Puede que si, como puede que no, por lo tanto: quizás! Así se ahorran el trabajo de pensar o encontrar la realidad o tan si quiera opinar sobre la realidad. Quizás existen. De esta forma no tienen que usar la razón para defender sus creencias y tampoco tienen que usar la razón para desmentirlas. Se evitan confrontaciones con los que creen en los monos azules porque es posible que tengan razón. Al mismo tiempo se evitan confrontaciones con los que no creen en los monos azules porque quizás tengan razón. Dicen de forma concreta que es imposible decir algo concreto sobre los monos azules… Solo están seguros que no saben nada, y por ende están seguros que no quieren pensar.

Lo que mucha gente no sabe es que existe una cuarta forma de contestar la pregunta sobre los monos azules…. Es darse cuenta que cuando la gente se refiere a un “mono azul” no siempre se refiere a lo mismo. Ante la pregunta, el que contesta “Sí” asume sin pensar que se refieren a lo mismo. El que contesta “No” también asume sin pensar que se refieren a lo mismo. El que contesta “quizás”, pues ni piensa, ni le interesa pensar… La forma correcta de contestar la pregunta de: ¿Crees en los monos azules? Es contestar con otra pregunta…… ¿A qué te refieres con monos azules? Y seguir con: “Puede que crea, como puede que no. Depende de tu definición.”

Te refieres a que existe un mono con el pelo pintado de azul?… Entonces SI, creo que existen monos azules.
Te refieres a que existe un mono de color azul, que al mismo tiempo es invisible? Entonces NO, no creo en monos azules.
Te refieres a que existe un mono ahogado en el mar y cambió de color? Entonces SI, creo que existen monos azules.
Te refieres a que existe un individuo del partido político azul con ideas neandertales y parece que no ha evolucionado? Entonces SI, creo que existen monos azules.
Te refieres a que existe un mono cuyas características principales son huesos con forma cuadrada y circular al mismo tiempo y su cabellera es color azul? Entonces NO, no creo que existan monos azules.

Aquí les acabo de presentar la forma correcta de analizar y atacar estas preguntas: el ignosticismo. Consiste en aprovechar nuestra siempre presente ignorancia. La respuesta no siempre es la misma porque la pregunta no siempre es la misma. Hay que preguntar hasta que se aclare la pregunta original. Es básicamente evitar caer en trampas sobre lo que implican las preguntas cargadas. Creyentes y ateos, asumen que existe un solo significado en las palabras usadas para formular preguntas. Creyentes y ateos, ambos asumen una visión limitada ante las posibilidades de la realidad, mientras los agnósticos, como le temen a las visiones limitadas, se arrancan los ojos para evitar el problema, así aseguran con certidumbre el evitar responder con certidumbre… y de paso se ahorran el trabajo de tener que pensar en las implicaciones. El ignosticismo reconoce la ignorancia. No para glorificarla y rendirse, si no para usarla como guía, motivo para aprender de las propuestas de los demás y mirar más allá, siempre reconsiderando por medio de la razón lo que es o no es posible en la realidad.

En fin, hay que repensar y retomar muchas conversaciones. La religión, el estatus político y el amor son tres monos que todos los días nos pintan la vida de azul sin darnos cuenta…. Hablar por hablar es una locura. Caigamos en tiempo aquí… ¿a que te refieres con mono azul?

 

Jul 262011
 

Un físico que piense que lo que hace es trabajar y que es un trabajo cualquiera para producir, les tengo malas noticias: Los físicos no producimos bienes tangibles. Yo lo siento, pero todo ese enfoque que recibieron en su larga educación NUNCA fue dirigido hacia la producción. Irónicamente, los físicos no producimos bienes físicos. El que estudie física con esta meta inevitablemente será miserable. Continue reading »

Jan 282008
 

Un poco tarde para escribir sobre la pelea, pero esto es algo que tengo que comentar. Mis expresiones sobre Tito siempre han sido coloridas… y ésta no debe ser la excepción. Esto que he escrito es probablemente la expresión mas variada, alterna y profunda de todas. Continue reading »